Culpa por estados emocionales propios

La culpa es un sentimiento complejo que puede ser causado por una variedad de factores, incluyendo la percepción de haber hecho algo mal, la comparación con los demás, reacción a otro estado emocional,  o la creencia de que uno debería ser capaz de controlar los estados emocionales. A menudo, las personas se culpan a sí mismas por sus propios estados emocionales, creyendo que deberían ser capaces de simplemente «sacudirlos» o «superarlos» o no darles importancia.

Sin embargo, esta forma de pensar es poco realista y puede llevar a una mayor carga y sufrimiento emocional. Los estados emocionales son una parte natural de la vida humana y no deberían de ser controlados o evitados. Las emociones son una parte importante de la experiencia humana y trabajar con ellas y no contra ella nos puede ayudar a alcanzar un mayor bienestar emocional y psicológico y vivir una vida más plena.  Así mismo, están conectadas con eventos o situaciones que son difíciles de controlar o que son importantes para nosotros de acorde a nuestros valores o metas personales.

En lugar de culparnos a nosotros mismos por nuestros estados emocionales, es importante tratarlos con compasión, comprensión y aceptación. Esto puede incluir practicar la autocompasión, permitirse sentir y expresar los sentimientos, y buscar apoyo y ayuda si lo necesitas. Es importante recordar que no estamos solos en nuestra lucha emocional y que todos experimentamos dificultades emocionales en algún momento de nuestras vidas.

Además, es importante recordar que la culpa no es una emoción útil, es una emoción que nos paraliza y nos impide seguir adelante. Igualmente, en muchas ocasiones es una emocion que tapa un sentimiento aun mas profundo y prioritario. Si nos sentimos culpables por algo, es importante reflexionar sobre ello, aprender de ello y tomar medidas para evitar cometer el mismo error en el futuro. Sin embargo,  es importante no quedarnos atrapado en esa culpa, ya que esto puede ser perjudicial para nuestra salud mental y emocional

En conclusión, no es saludable culparnos a nosotros por los estados emocionales. En lugar de ello, deberíamos tratarlos con compasión y comprensión, y buscar apoyo y ayuda si se necesita.

Marie-Pierre Capeans