DESARROLLO DE LA ANSIEDAD

Desarrollo de la ansiedad: poca tolerancia al malestar y su relación cultural

Los problemas de ansiedad cada día aumentan más. En el momento actual, está demostrado que
muchos de los malestares psicológicos se mantienen o empeoran por aspectos como: la ansiedad
por la propia felicidad, el incremento exponencial de expectativas, la necesidad de control, el
miedo al miedo y la constante búsqueda de bienestar y huida y negación del sufrimiento.

Cómo Lucar (2010) muy bien afirma: nos encontramos en una gran paradoja viviendo en este
mundo, en donde en general, nos encontramos más seguros, más cómodos, más estables y en
teoría un mundo menos dolorosos. Sin embargo, estamos angustiados precisamente por ese
mundo que evita el sufrimiento y está en constante búsqueda de la felicidad y una necesidad
intensa de controlarlo todo. Esto también se conoce como el mito de la felicidad, en donde ahora
ser feliz es un deber inculcado por la sociedad y el que no puede lograrlo tiene la culpa. De
fondo, encontramos la prescripción de que sentirse bien y el bienestar son igual a lo normal y
aceptado socialmente. Pues, sentirse mal o sentir sufrimiento, es igual a anormal o no ajustado a
la sociedad.

Por lo tanto, cómo no vamos a tener ansiedad si continuamente estamos tratando de ir en contra
de nuestra propia intuición y emociones relacionadas con lo que es importante para nosotros y la
dirección que queremos seguir en la vida. Pues, las emociones son las que nos indican que
estamos yendo o no en la dirección que queremos seguir en la vida (nuestros valores), o que
hemos perdido o obtenido algo que es valioso para nosotros. Por lo tanto, nos aportan una
información única y ajustada a nuestro propio contexto, nuestra necesidad y nuestras relaciones
personales. De la misma manera, las emociones negativas y las emociones positivas son dos
caras de la misma moneda, si negamos las negativas no podemos sentir o apreciar las positivas.

Dentro de la psicología, lo que he expuesto anteriormente, se denomina como evitación
experiencial, no estar dispuestos a mantener el contacto con las emociones o experiencias
aversivas. Por lo tanto, para lograr esto se utilizan estrategias como la negación, supresión,
evitación, estrategias que, aunque evitan el malestar a corto plazo, aumentan el malestar a largo
plazo. En el momento actual, lo que se va observando es que las personas tienden a sufrir más
cuando tratan de controlar sus propias experiencias emocionales negativas a través de estas
estrategias. Mientras que, dirigirlas a estrategias relacionadas con la aceptación son más
adecuadas, pues, el sufrimiento es inherentemente al humano. De la misma manera, es lo que nos
permite transformar esa experiencia emocional e incluir en ella otros componentes y aprendizajes
que nos ayudarán a crecer como personas y como un ente conectado consigo mismo y con el
mundo.

Me gustaría terminar con un poema llamada Incondicional escrito por Jennifer Atwood:

“Queriendo descubrir la soledad,
descubro conexión por todas partes;
Volviendo mi cara al temor,
encuentro al guerrero que vive dentro;
Abriéndome a mi pérdida,
ganó el abrazo del universo;
Rindiéndome al vacío,
encuentro plenitud sin límites.
Cada situación de la que huyó,
me persigue,
cada situación a la que doy la bienvenida me transforma
y ella misma se transforma en su esencia de joya radiante.
Me inclino ante quien lo hizo así, ante el artífice de este Juego Maestro.
Jugarlo es pura delicia;
Honrar su forma-verdadera devoción”

Si te han gustado los temas que hemos abordado en este artículo te recomendamos el libro: The
man in search of meaning por Victor Frankl.

 

Bibliografia:
Lucar Vidal, F. (2010) Sufrimiento humano y contextos de ajuste terapéutico. Revista IIPSI,
VOL. 13 – N.º 2 – 2010. DOI: https://doi.org/10.15381/rinvp.v13i2.3730
Atwood, Jenifer. Incondicional. Recuperado en: https://centrogalatea.es/meditaciones/
Marie-Pierre Capeans