El estrés que percibimos cuando las vacaciones y el tiempo de descanso terminan es algo que aumenta gradualmente; los estudios de psicología social lo explican como cierta depresión post vacacional, no es una condición clínicamente reconocida, sino que se refiere al estado depresivo que las personas pueden experimentar después de regresar de las vacaciones.

Esto se puede experimentar con mayor fuerza al tener que regresar a un entorno laboral en el que es posible que no se sienta cómodo o motivado. Algunas señales que podría reconocer irían desde sentirse persistentemente triste, ansioso o vacío, hasta la pérdida de interés en actividades que normalmente disfruta, desenfocándolo de poder disfrutar incluso de esos últimos momentos que aún tiene antes de concluir sus vacaciones.

Sin embargo, tenemos en mente que regresar al trabajo después de unas buenas vacaciones es una necesidad, no solo hablando del aspecto económico, sino que también tenemos en mente una responsabilidad que debemos asumir. No obstante, podemos ayudar a disminuir los niveles del malestar siguiendo algunos de los siguientes consejos basados en las teorías del afecto que en este caso sostienen que las estructuras de conocimiento previo, como las metas, las expectativas y los factores de personalidad, determinan parcialmente las reacciones afectivas.

Al reintegrarse a la rutina diaria nuevamente se recomienda:

  • Participar en alguna forma de relajación leyendo un buen libro o meditando, ejercicios cortos de respiración.
  • No tomar el regreso de una vez, volver a retomar la rutina con tiempo adaptando la semana a reagendar los itinerarios nuevamente.
  • Tomar tiempo para mantener los hábitos de salud estables, estableciendo una rutina de sueño, alimentación y ocio equilibrada.
  • Hablar con los demás sobre cómo se siente, es importante permanecer conectado con amigos y seres queridos y no retraerse.

OLANA ROJAS AMADOR

Bibliografía

Westman, M., & Etzion, D. (2001). The impact of vacation and job stress on burnout and absenteeism. Psychology & Health16(5), 595-606.

Besser, A., & Shackelford, T. K. (2007). Mediation of the effects of the big five personality dimensions on negative mood and confirmed affective expectations by perceived situational stress: A quasi-field study of vacationers. Personality and Individual Differences42(7), 1333-1346

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?