como reconocer una depresion funcional

Cuando nos referimos específicamente a la depresión, existen ciertos déficits a nivel biológico que no son observables a simple vista, como son los niveles más bajos de neurotransmisores (por ejemplo, bajos niveles de serotonina).

Sin embargo, estos déficits dan lugar a diferentes problemas relacionados con conductas, como la alimentación o la higiene del sueño, los cuales sí son observables o mensurables.

Una buena técnica para reconocer posibles problemas de sueño es realizar un autorregistro, donde poder comparar y analizar nuestras horas de sueño, la calidad de estas, y el número de despertares que nos invaden durante la noche. En relación con la alimentación, puede presentarse de varias formas, puedes comer de manera más irregular para sentir placer o por el contrario, has perdido el apetito y no comes tanto como antes.

Impacto en los vínculos interpersonales

Siguiendo en la línea de problemas conductuales, y en relación con los vínculos interpersonales, es característico que las personas que sufren depresión funcional busquen estar más en soledad y reduzcan sus actividades sociales.

Si nos fijamos en los síntomas a un nivel más cognitivo debemos destacar una serie de pensamientos propios de la depresión funcional. Se manifiesta, por ejemplo, en problemas para concentrarse, lo que implica que nos cueste mucho realizar tareas sencillas o que no podamos, por ejemplo, seguir el hilo de una conversación, o tener olvidos frecuentes. Estas dificultades para concentrarse también implican problemas a la hora de tomar decisiones, comienza a costar mucho posicionarse de manera firme frente a ciertas circunstancias.

La Importancia del autocuidado y la autoconexión

La depresión funcional es peligrosa, pues es difícil de detectar, ya que generalmente y a pesar del malestar, podemos continuar con nuestras actividades cotidianas. Tendemos a normalizar todos estos síntomas, pensando que son simplemente cansancio o una mala racha que ya pasará. Por eso es tan importante aprender a conectar con nosotros mismos, detectar todas aquellas emociones, pensamientos o malestares en general. De este modo, podremos prevenir que la situación empeore y centrarnos más en algo tan importante como es el autocuidado. Dado que es un problema silencioso nos cuesta prestarle atención o darle la importancia que realmente tiene. ¿Cómo de a menudo haces una introspección de cómo te sientes? ¿Te cuidas lo suficiente?

Marta Martín

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Abrir chat
1
Escanea el código
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?